El secreto de la eterna juventud

Queridas Enemigas:

Dicen que al crecer evolucionamos, maduramos, somos una mejor versión de nosotros mismos, pero… ¿y si no es así?

Mi padre al cumplir 75 años me dijo: “esta mañana me he mirado al espejo y la imagen que veía reflejada no se corresponde con cómo me siento, no me reconozco…”. Le entendí a la perfección. A mi pasa eso desde que cumplí 15 años, me siento prácticamente igual. Es cierto que se adquiere más experiencia (sobre todo para manejar la plancha del pelo y otros enseres de belleza), disfruto más del vino y me gustan más los zapatos, pero en cierto modo tengo los mismos miedos, los mismos defectos, las mismas sensaciones, las mismas virtudes, las mismas inseguridades…

Si a los 15 se me daba bien salir en clase a exponer un proyecto, a los 30 se me daba igual de bien hacer presentaciones en el trabajo, si a los 15 me gustaba un chico y me moría de vergüenza al hablar con él, a los 30 me daba la misma vergüenza o incluso me sentía aún más ridícula, y si a los 15 me encantaba quedar con mis amigas, tomar algo y reír hasta morir, a los 30, sin lugar a dudas, sigue siendo mi actividad favorita. Entonces, ¿qué cambia?

En el fondo seguimos siendo las mismas adolescentes locas, solo que nos enseñan a comportarnos como adultos, porque así es como debe ser. No podemos acercarnos a un desconocido y preguntar si quiere jugar con nosotras porque no está bien visto. No podemos enfadarnos y no jugar con nuestros amigos aunque sigas entregando tus deberes al final del día porque no está bien visto. No podemos levantar la mano y decir que no lo sé hacer porque no está bien visto. No podemos divertirnos aunque seamos responsables porque no está bien visto. Y nos engañan diciendo que eso es madurar cuando en realidad solo están cohibiendo nuestra juventud.

Queridas enemigas, el secreto de la eterna Juventud es: no dejar que nos la roben.
Seguid soñando, riendo, gritando, bailando, disfrutando igual que cuando teníais 20 años.
Llorad, preguntad si tenéis dudas, caeros y haceros una herida en la rodilla y si en algún momento os sentís inseguras, os cuesta tomar una decisión, tenéis miedo de equivocaros, os sentís perdidas, o simplemente no tenéis ni idea de por dónde tirar…

¡Enhorabuena! Eso solo querrá decir que habéis sabido guardar el secreto: sois ETERNAMENTE JÓVENES.



Categorías:emociones, vida

Etiquetas:, ,

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: