Arroz a la Cubana con champan

Queridas enemigas:
Hoy he ido a comer a casa de mi madre, me ha hecho arroz a la cubana, con champán.
¿Mamá y eso? Hija, es que lo tengo ahí ocupando espacio y al final no sé para qué lo queremos…

Y me ha servido la primera.
Y me ha puesto en el plato los mejores huevos, los que tenían la yema más grande.
Y me ha puesto doble de salsa. Y me ha hecho repetir.
Y no paraba de decir “hija come más”.
Y me ha echado cava dos veces.
Y me ha puesto la mejor torrija.
Y de nuevo “hija come otra”.
Y de pronto ya no tenía 37 años sino 17.
Y era genial.
Y sigue siendo genial.

Las mamás son geniales. A veces se nos olvida, o nos olvidamos más de la cuenta. Solo ellas son capaces de hacernos sentir completamente seguras cuando nos estamos mostrando más vulnerables que nunca. De llenarnos del amor más puro al mismo tiempo que nos sacan de quicio. De repetirnos tanto las cosas que al final acabamos aprendiendo aunque ni siquiera estuviéramos escuchando. De darnos todo aunque nosotras pensemos que no le damos nada.
Deberíamos abrir más a menudo una botella de champan con y por nuestras mamás.

Mamás enemigas: ¡qué tengáis un feliz día!

 



Categorías:emociones, relaciones, vida

Etiquetas:, ,

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: