Tú me das cremita

Arde la calle, al sol de poniente. Si, morimos de calor y corremos en cuanto tenemos oportunidad a refugiarnos en la playa o la piscina, refresco en mano y tumbadas vuelta y vuelta para presumir de bronceado. Por eso, no está de más recordar que aunque el sol es genial y tiene múltiples beneficios (empezando por el estado de ánimo) es muy importante una buena protección solar, para así poder disfrutar de todas sus bondades sin sufrir las consecuencias.

Hoy quiero ayudar a despejar algunas dudas acerca de la fotoprotección solar. La mayoría me llegan a la farmacia habitualmente, y me doy cuenta de que todavía hay cuestiones en las que nos liamos un poco.

¿Me sirve el protector solar del año pasado? Pues seguramente no. Digo esto porque todos los productos cosméticos llevan un simbolito en su parte trasera que muestra el tiempo en el que el producto mantiene todas sus propiedades intactas una vez abierto, en el caso de los fotoprotectores 12 meses. Pasado este tiempo no se puede garantizar que los filtros cumplan totalmente su función. Además hay que tener en cuenta que normalmente los llevamos a la playa, a la piscina, los dejamos en el coche, y esto hace que estén sometidos a elevadas temperaturas todo el verano, otra causa más que puede alterar la calidad del producto.

¿Cómo debo usar un fotoprotector? Siempre tenemos que aplicarlo antes de la exposición al sol, una media hora. Esto es muy importante ya que la mayoría de solares llevan filtros químicos, que necesitan absorberse y reaccionar en el interior para ejercer su función, así que si no damos tiempo a que esto suceda y nos tumbamos al sol, pasaremos un rato sin estar protegidos. Esto no sucede con los solares que llevan filtros físicos, ya que actúan externamente y no necesitan reaccionar, es como si nos pusiéramos una camiseta y son las famosas cremas que te dejaban blanco como el cemento hace muchos años, pero que actualmente se presentan con texturas más fluidas y agradables.

Qué es el factor de protección solar (SPF). La GRAN pregunta. Es importante saber que lo que mide el factor de protección solar es el tiempo que podemos pasar al sol sin quemarnos, por tanto a mayor factor, más tiempo sin preocuparte. No vamos a dejar de ponernos morenos por llevar una protección alta, simplemente evitaremos quemarnos con mayor facilidad. Cada marca sigue una escala diferente, por eso nos encontramos marcas con factores de protección máximos de 50 y otras que llegan a 90, 100… esto es porque a día de hoy no está homogeneizada esta escala, aunque la mayoría de fabricantes ya indican pantallas totales (máxima protección) a un SPF50 , como digo, esto no es universal, cada marca, un mundo.

Crema de supermercado vs crema de farmacia. Es otra pregunta habitual, así como la queja de que “en farmacias es mas cara”. La farmacia siempre nos da una garantía, teniendo la seguridad de que el fotoprotector que estamos adquiriendo cumple con todos los requisitos, con las exigencias en su fabricación y seguridad en sus filtros. Y esta seguridad como tal, no se puede encontrar fuera de este ámbito ya que ni los controles ni las exigencias son las mismas.

¿Podemos usar el mismo fotoprotector toda la familia? A cada piel su necesidad. Los protectores pediátricos tienen unos filtros y unas texturas más apropiadas a la piel de los peques de la casa, así como mayor resistencia al agua y la arena, así que si lo que quieres es simplificar, fotoprotector pediátrico para todos.

Una vez que tenemos claros los puntos anteriores elegiremos en base a las texturas que nos resulten más cómodas y agradables de aplicar según la zona. Existen fotoprotectores específicos para la cara, con componentes hidratantes o antienvejecimiento, apropiados a cada tipo de piel (para pieles secas o grasas), para cuerpo, donde podemos elegir lociones o más fluidas tipo spray, incluso algunas formulaciones novedosas incorporan agentes que ayudan a la piel a protegerse y repararse del daño oxidativo producido por el sol.

Así que decide cual es más apropiado para tí y como decía aquella gran canción: tu me das cremita, yo te doy cremita… ¡Feliz verano!



Categorías:farmacia, mamás, niños, vida

Etiquetas:, ,

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: