¿Tec-no o Tec-si?

Cuando era pequeña veía una serie en Telemadrid que me encantaba. Era de ciencia ficción e iba sobre sucesos extraños y futuristas. Comenzaba con imágenes rarunas y decía: no intente ajustar la imagen de su televisión, lo que está viendo solo está en su cabeza… y salía como una especie de panteón donde las columnas tenían raíces de árbol y enlazaban con cosas misteriosas. El caso es que uno de los episodios iba sobre un escritor, no me acuerdo que le sucedía, pero el caso es que tenía una máquina que transcribía todo lo que pensaba cuando él quería, por lo que había noches que se iba a la cama, estaba inspirado, se ponía a pensar y al despertar tenía su libro escrito e imprimiendo. Me he acordado mucho de ese episodio a lo largo de mi vida, cuando quería contar o escribir algo, estaba en mitad de la nada, y por supuesto luego se me olvidaba…
Ahora estoy en un avión, no tengo una máquina que transcriba mis pensamientos, pero al menos tengo un móvil en el que escribir algunos de ellos (aunque sea en modo avión).
Es increíble como la tecnología ha cambiado nuestra vida mejorándola y haciéndola mucho más cómoda en muchos sentidos, pero a veces no puedo evitar sentir nostalgia por esos momentos en los que una llamada significaba un gran gesto, un esfuerzo por parte de la persona que la hacía, una muestra de cariño, una clara evidencia de que a la otra persona le importabas.
La tecnología nos ha acercado mucho pero también le ha restado relevancia y emoción a muchas cosas. Un coste que intentamos suplir con emoticonos que tiran besos o que tienen ojos en forma de corazón. O con risas escritas que crean grandes debates. La correcta es jajaja, no ajajaj, si te hace poca gracia jaja, si te hace mucha gracia jajajajajajaja si eres extranjero hahaha, si eres muy extranjero lol, y así creamos normas no escritas para expresar emociones.
No me entendáis mal, ¡menos mal que existe! Recuerdo la primera vez que me fui “al extranjero”. Mi madre me mando a aprender inglés a Londres con una amiga, ¡la primera vez que íbamos a salir de España! El caso es que llegamos un viernes noche. Hay que llamar a España para decir que hemos llegado. Por aquel entonces no había móviles. Busca una cabina. Encontramos una. No tenemos pounds en monedas. Mejor ya llamamos mañana. Sábado y con monedas en mano. Busca una cabina. Descuelga. Cuál es el prefijo de España… Hay que ir a un Internet cafe para mirarlo en Internet. ¿Dónde hay uno?… Uff que lejos, mejor ya vamos mañana. Domingo. Llegamos al Internet cafe. Cerrado. Bueno, pues ya llamamos mañana desde la escuela, que ellos sabrán cuál es el prefijo de España…
Al llamar a casa el lunes mi madre había tenido tal ataque de ansiedad por no saber nada de mi durante todo un fin de semana que casi la tienen que ingresar.
La falta de tecnología creaba muchas emociones si, pero no siempre de las buenas.
Que la tecnología nos acerque a los que están más lejos es maravilloso. Pero no dejemos que nos aleje de los que están cerca. Sigamos llamando, sigamos quedando y sigamos riendo a carcajada limpia hasta que nos haga llorar. Con risas que suenan y contagian. Con lágrimas de las que mojan.



Categorías:amistad, emociones, entretenimiento, expats, tecnología, vida

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: