Bitcoin. La apuesta mas arriesgada de la temporada

En 2007 empezó una crisis financiera global de la que todavía hoy quedan rescoldos. En el momento en el que se vió la gravedad de la situación, desde instituciones tan importantes como la FED, el BCE y los gobiernos de las principales economías, se tomaron medidas drásticas para intentar controlar el peligro de depresión. En esos días de pánico nadie confiaba en nadie y algo que parece tan simple como la falta de confianza, amplificó la crisis.

Y fue entonces cuando en algún lugar del globo, una persona o grupo de personas (aún hoy es un misterio), bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto empezaron a trabajar en un nuevo proyecto: un nuevo sistema electrónico de dinero digital descentralizado, es decir sin la dependencia de la intermediación de bancos, gobiernos o instituciones. Un nuevo sistema creado por ingenieros y matemáticos, que permitiese de forma segura hacer transacciones. Un nuevo sistema basado en la criptografía, no en la confianza en las partes. Un nuevo sistema llamado Bitcoin.

¿Esto es ciencia ficción? La respuesta es que no. Satoshi liberó el whitepaper en 2009 y a partir de entonces el proyecto open source empezó a evolucionar. Para que os hagáis una idea, el 9 de febrero del 2011, un bitcoin tenía el valor de 1 dólar y el 29 de noviembre de 2017 de 11.413 dólares.

Planteamiento de Satoshi Nakamoto

Cada vez que queremos hacer una transacción, acudimos a la institución financiera como intermediario y pagamos ciertas comisiones, esperando el tiempo que nos digan. Las transacciones se manejan con un libro contable (ledger) y normalmente ese libro contable, lo centralizan los bancos apuntando cuando entra dinero y de dónde viene; y cuando sale dinero y a dónde va.

Natoshi quería evitar la centralización de las instituciones financieras, y la solución que propuso el distribuir el libro contable por la red. Cada vez que hubiese una transacción, debería actualizarse en todos los nodos de la red. Para que esto fuese posible necesitaba 3 cosas:

  • Que cada persona que quisiese mandar o recibir un pago, tuviese una firma única con la que poder mover el dinero.
  • Dado que iban a existir muchos nodos con la misma información distribuidos por la red, era imprescindible marcar de forma única el orden de grabado de los bloques – cada bloque está compuesto por las transacciones que se ejecutan – para que todos los ordenadores de la red tuviesen la misma información y el dinero no se pudiese gastar dos veces (double spending).
  • Conseguir que esta nueva moneda fuese atractiva.

El primer problema lo solucionó de forma criptográfica, utilizando claves públicas y privadas.

El segundo y tercer bloque, se solucionó de forma conjunta y se basó en la fiebre del oro de las películas del Oeste. Le dijo a la comunidad que si metían pico y pala en sus ordenadores y los ponían a trabajar en acertijos matemáticos muy complejos, cuando resolvieran el acertijo les pagaría en monedas Bitcoin. El ganador, además tendría el honor de decirle al resto de los nodos de la red, cuál sería el siguiente bloque de transacciones. Osea utiliza el trabajo de los mineros para marcar el orden de los bloques y para premiar el esfuerzo del trabajo.

A partir de ese momento, todos los nodos de la red, tomarían ese nuevo bloque como válido. Este concepto, en el que se va formando una cadena de bloques iguales en cada nodo y que está distribuida entre muchos ordenadores se llama Blockchain.

La cantidad de bitcoins está limitada a 21 millones de monedas y actualmente se pueden conseguir minando a “pico y pala virtuales” o puedes comprarlos en una plataforma de exchange.

Zoom de los retos a los que se enfrenta Bitcoin

El acertijo sólo puede resolverse cada 10 minutos ya que si las máquinas de los mineros van a resolverlo antes, el enigma automáticamente se hace más complejo, para que sólo pueda resolverse en ese tiempo. El minero que resuelva el acertijo, puede proponer el siguiente bloque de la cadena, y si ese bloque es aceptado como válido, el minero consigue su recompensa en forma de Bitcoins.

Hoy se reparten más de $600.000 cada 10 minutos.

Bitcoin premia a los mineros que resuelven acertijos, pero para resolver estos acertijos, se necesita una capacidad de cálculo brutal y esto tiene un coste MUY alto en energía. Es tan caro, que a día de hoy, minar sólo en casa parece que ya no es tan rentable y la recomendación general si quieres conseguir las ansiadas monedas digitales, es unirte a un “pool” de mineros. Hay seis grandes pools mineros en el mundo. Si a día de hoy, la capitalización de Bitcoin es de $131,273,754,655, imaginaos la cantidad de poder que manejan estos grupos – ya que tienen el poder de escoger el orden de los bloque sin los cuales no sería posible la existencia del Blockchain.

Las 500 supercomputadoras más poderosas del mundo, solo compondrían un 12% del total de computación requerido por los mineros de Bitcoin.

En Bitcoin, se puede considerar que la cadena de bloques no va a cambiar su orden cuando hay 6 bloques encadenados, es decir traspasada una hora.

Sólo a partir de ese momento, se puede asegurar que una transacción se ha ejecutado correctamente.

Otro de los retos a los que se enfrenta Bitcoin es a la escalabilidad, es decir por cuantas personas puede llegar a ser utilizado y el número de transacciones que se pueden ejecutar en cada bloque.

Hoy Bitcoin puede ejecutar 7 transacciones por segundo, frente a las 2000 que puede ejecutar Visa. Ver más detalle.

Y cuál es el siguiente paso: Blockchain

Como ya hemos visto, Bitcoin no solo es una nueva moneda digital, sino que plantea una nueva forma de mirar el mundo. Una forma en la que ya no se necesitan intermediarios. Un mundo en el que desaparecen las fronteras y parte del poder de algunas instituciones financieras.

Además, la tecnología subyacente (el Blockchain) puede aplicarse a otros aspectos de la tecnología. Imaginaos si en lugar de que una transacción, en lugar de un pago, fuesen contratos de registros hipotecarios, capacidad de firma en un voto o registro de toda la cadena de producción.

Ese es el primer paso de la nueva revolución, esa que muchos afirman que será tan arrolladora como la aparición de Internet: contratos firmados y seguros, dispersos en una red sin intermediarios.

 

 

Más detalle sobre el precio de Bitcoin: aquí
Más detalle sobre Bitcoin: aquí

NOTA: el precio de Bitcoin se ha multiplicado por diez en un año. Sólo recuerda que Bitcoin es un valor muy volátil 
y mide el riesgo de la inversión, solo invirtiendo aquello que puedas permitirte perder.

 



Categorías:dinero, economia, tecnología

Etiquetas:, , , , , , , ,

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: