¿Tenemos que informar de nuestra vida personal en el trabajo?

¿Te has encontrado alguna vez con la decisión de contar o no contar a tu jefe lo que está pasando en tu vida personal?

Durante un vuelo de camino a Madrid iba leyendo el bestseller internacional Lean in de la brillante Sheryl Sandberg (actual Directora Operativa de Facebook, nombrada por la revista Fortune como una de las 50 mujeres más poderosas de los negocios y por la revista Bloomberg BusinessWeek como una de las 25 personas más influyentes en la Web) que apuntaba lo importante que puede llegar a ser sincero en el trabajo con la situación personal por la que se está pasando. Para explicar esto, expone una vivencia personal sobre la importancia de decidir si debía aceptar o no una oferta de empleo que puede ser clave para su progreso profesional. Sheryl no está pasando por un buen momento personal, se acaba de divorciar y aceptar la oferta implicaría trasladarse a otra ciudad llena de recuerdos para la que ese momento no esta preparada. Sheryl no duda en declinar la oferta y explicar que gracias a la sinceridad con la que expuso los motivos por los que rechazaba la oferta y lo que estaba sucediendo en su vida en ese momento, pudo dejar una puerta abierta a aceptar la oferta más adelante. Y así lo hizo, meses después contacto con la persona que le ofrecio el puesto y sin ningún titubeo le informó que ya estaba lista para afrontar el nuevo reto.

¿Por qué no somos claros cuando hablamos de nuestra situación personal en el trabajo?

Obviamente, influyen nuestras creencias limitantes, miedo a perder el trabajo, a ser criticados, a dañar nuestra autoestima y constantemente nos repetimos; ¿Qdirán si se enteran de esto? ¡Pensarán que no soy capaz de afrontar el reto que me acaban de proponer, si se enteran que no estoy en un buen momento personal! ¡Yo puedo con esto y con todo!

No nos engañemos, ¡no puedes con esto y con todo! 

     

Foto de Vance Osterhout 

Si eres de los que piensa; ¡Mi vida personal es mía y en el trabajo cuanto menos sepan mejor!. Tengo que decir que estoy de acuerdo contigo, pero hay momentos en los que la sinceridad y contar lo que pasa puede ayudarte a SALVAR tu trabajo. De lo contrario, si evitas contar la verdad y estás despistado, cansado, cometes errores, estás frecuentemente faltando al trabajo con excusas que no te crees ni tu mismo y lo único que conseguirás es que se ponga en duda tu profesionalidad.

Lo que no debes contar

El dineral que te has gastado en comprar el último modelo de móvil, los zapatos de tu diseñador favorito o el pedazo de viaje que estas organizando para estas vacaciones… En pocas palabras; ¡NO ALARDEES! A nadie le importa en qué te gastas el dinero y eso puede jugar en tu contra si estas pensando en pedir una subida de sueldo. Además solo conseguirás envidias y criticas a tu alrededor.

Si estas pensando en cambiar de trabajo o si vas a pedir el día libre para acudir a una entrevista. Por muy bien que te lleves con tu jefe, eres un recurso importante para su equipo y te necesita para conseguir sus objetivos. Si no fuera así, tu puesto no estaría en el organigrama. Si ve que ese recurso tambalea, pronto te sustituirá por otro.

Si estas pensando en utilizar tu tiempo libre para montar una empresa o hacer trabajos como freelance. Te recomiendo que tampoco lo cuentes. Las empresas quieren contratar empleados dedicados 100% a su empresa, si se enteran que utilizas el tiempo libre para ofrecer otros servicios, pensaran que también utilizas tu tiempo de trabajo para atender esos servicios. Además, si hay algún problema en la productividad, siempre alegaran que no estas descansando suficiente o que estas distraído con otras tareas.

No inventes excusas para coger días libres si tus hijos se han puesto malos y no tienes con quien dejarlos. Aunque no lo creas, es más fácil explicar el motivo e intentar llegar a un acuerdo con la empresa, mostrándote flexible para recuperar las horas o trabajar desde casa.

Lo que sí puedes contar

  • Si estas pasando por un periodo complicado con tu pareja, un divorcio, una separación.
  • Si ha fallecido algún familiar o amigo.
  • Si tu hijo está pasando por un trauma, enfermedad o alguna dificultad en el colegio.
  • Si tienes algún familiar hospitalizado.
  • Si te han detectado alguna enfermedad.
  • Si tienes que cuidar de tus padres o de tus hijos.
  • Si tu pareja ha perdido el trabajo.

Cómo hacerlo

  1. Agenda una reunión con tu jefe. Informa de que quieres tratar un tema personal y que vais a necesitar un espacio reservado para ello. De esta forma, no habrá interrupciones, ni te cortará a mitad del relato para irse a otra reunión.
  2. Prepara antes de sentarte con él que quieres contarle de una forma profesional.
  3. Estructura el mensaje de forma que queden claros los siguientes punto.
    • Si se trata de una situación temporal o va a ser algo que se alargará en el tiempo.
    • En que punto personal y profesional te encuentras en estos momentos respecto al problema.
    • Cómo vas o estas solucionando el problema. (Si se puede solucionar)
    • Qué necesitas exactamente, de la empresa, de tu jefe o de tu actual situación profesional para que te ayude (EJ: trabajar Xas/horas desde casa, reducir tu carga de trabajo, reducir tu responsabilidad, llegar más tarde o salir antes…)
    • Demuestra tu flexibilidad y cómo vas a compensar la situación (EJ: trabajar desde casa, recuperar las horas…)
    • Pregunta a tu jefe ¿Qué haría él en tu situación? e involucrale en buscar la mejor solución para todos.
  4. Se contundente en el mensaje y trasmite con seguridad, que no vea dudas en ti mismo, refuerza tu autoestima dejando claro en la conversación los logros que has conseguido recientemente y tus puntos fuertes en el equipo.
  5. Evita en la medida de lo posible, llorar o derrumbarte.
  6. No tienes que olvidar que en muchos de estos casos, te ampara la Ley y que hay permisos y licencias recogidos en los Convenios Colectivos y en el Estatuto de los Trabajadores. Aquí tienes links con las principales legislaciones para que te sirva de soporte y puedas profundizar en el asunto. Al final del artículo, te dejo más información al respecto.

Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

Patricia Díaz
Executive and Personal Coach

 

LEY DE DEPENDENCIA – Ley 39/2006 de 14 diciembre de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. Con la última modificación de 28 de junio de 2017.

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-7387

https://www.boe.es/buscar/pdf/2006/BOE-A-2006-21990-consolidado.pdf

Disposición adicional nonagésima primera. Suspensión de la aplicación de determinados preceptos de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia.

http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2017-7387#da-92

ESTATUTOS DE LOS TRABAJADORES- Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2015-11430

LEY DE IGUALDAD – Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.



Categorías:coach, economia, emociones, trabajo, vida

Etiquetas:, , , , ,

3 respuestas

  1. ME ENCANTA!!!! Un post muy recomendado 😍 😍❤️❣️❤️❣️😘 Muy feliz dia mi niña 😘😘😘😍😍

    Me gusta

  2. Estupendo post Patricia, mas importancia que el qué se debe contar es el cómo hacerlo y la recomendacion en la.estructura de un mensaje.muy completa.Congrats!

    Me gusta

¿Y tú como lo ves?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: