emociones

Gracias Nestlé

Gracias Nestlé. Y cuando digo Nestlé me refiero a Nestlé, la marca de leche infantil que todos tenemos en mente. Vaya por delante que no nos patrocinan y que este agradecimiento es sincero porque en los tres años que dura ya esta aventura de la trimaternidad han sido los únicos junto a otra persona que me han dicho aquello de “Lo vas a hacer bien”.

¿Tan difícil es caer en decir eso a alguien que está iniciando el proyecto más importante de su vida? Pues parece ser que sí.

En este tiempo he oído muchos “es que no te organizas” pero pocos “no sé como lo haces”. También ha habido algún que otro “dale el biberón que la niña se queda con hambre” pero ningún “que linda y que sana está solo con tu pecho”. También han abundado los “La estás mal acostumbrando a los brazos” pero pocos “qué mérito tiene despertarte cada dos horas”.

¿Tenemos que informar de nuestra vida personal en el trabajo?

¿Te has encontrado alguna vez con la decisión de contar o no contar a tu jefe lo que está pasando en tu vida personal?

Durante un vuelo de camino a Madrid iba leyendo el bestseller internacional Lean in de la brillante Sheryl Sandberg (actual Directora Operativa de Facebook, nombrada por la revista Fortune como una de las 50 mujeres más poderosas de los negocios y por la revista Bloomberg BusinessWeek como una de las 25 personas más influyentes en la Web) que apuntaba lo importante que puede llegar a ser sincero en el trabajo con la situación personal por la que se está pasando. Para explicar esto, expone una vivencia personal sobre la importancia de decidir si debía aceptar o no una oferta de empleo que puede ser clave para su progreso profesional. Sheryl no está pasando por un buen momento personal, se acaba de divorciar y aceptar la oferta implicaría trasladarse a otra ciudad llena de recuerdos para la que ese momento no esta preparada. Sheryl no duda en declinar la oferta y explicar que gracias a la sinceridad con la que expuso los motivos por los que rechazaba la oferta y lo que estaba sucediendo en su vida en ese momento, pudo dejar una puerta abierta a aceptar la oferta más adelante. Y así lo hizo, meses después contacto con la persona que le ofrecio el puesto y sin ningún titubeo le informó que ya estaba lista para afrontar el nuevo reto…

La teoría del escalón

Yo tengo la teoría de que la amistad es una escalera, en la cual tus amigos se encuentran en el mismo escalón que tú, y cuando uno sube un escalón y el otro se queda se corre el serio peligro de ir perdiendo amigos por el camino. No es que se haga a posta, simplemente las circunstancias y los intereses cambian y evolucionan, y al final te rodeas de aquellas personas con las que puedes compartir más cosas.

Por ejemplo, ese momento adolescente en el que empiezas a salir, tus amigas y tú sois una piña, un bloque infranqueable, Friends for ever, ¡nada nos separará nunca!, hasta qué una se echa novio. Subir el escalón del novio es tan duro para la que se lo echa como para las que pierden una componente. Ahora hay que repartir el tiempo, y eso no mola. Ya no está en la misma onda, ya no compartimos las mismas cosas, el escalón novio nos ha separado.

No pasa nada, porque poco a poco todas vamos subiendo los escalones y de pronto todas tenemos novio …

Te echo de menos, Madrid

Hoy he recibido un email de e-Dreams en el que el subject era: Sonia, ¿te acuerdas de Madrid?

Y la verdad es que sí, me acuerdo cada día, tanto para bien como para mal. Me acuerdo porque una vez Madrid te llega al corazón, se queda para siempre.
Da igual si eres o no eres de Madrid, al final lo que importa es si te sientes de Madrid.

Llevo ya un año fuera de Madrid, y da igual lo lejos que me marche o el tiempo que este fuera, la sensación de volver a Madrid permanece invariable, el olor al salir del avión, el color de su cielo, el abrazo de sus edificios, esa sensación de: “vuelvo a mi hogar”.
Madrid te abraza, te acoge, te envuelve, nunca te deja solo y sobre todo y por encima de todas las cosas: te sorprende…

A dormir con papá

Llegó el día. Mi hija de dos años y medio ha pedido irse a dormir con papá. Los dos nos hemos mirado incrédulos, la hemos vuelto a mirar a ella y le hemos preguntado “¿Con papá pero sin mamá?” A lo que ella ha insistido: “A dormir con papá”.

Hasta antes de ayer la hora del sueño con mamá era sagrada. El ritual del doble pijama, los calcetines hasta las rodillas, el cuento, el agua y el último besito húmedo del día eran para mí y solo para mí. Ahora los miro por la cámara, abrazados, dormidos y me invaden dos sentimientos…

No puedes tenerlo todo

Michelle Obama me parece una mujer fascinante.
En esta entrevista con Oprah Winfrey, ambas comentan que hay muchos problemas que vienen causados por la falta de autoestima, por la falta de conocimiento sobre nosotras mismas. Michelle dice que nuestro primer trabajo debería ser conocernos. Comenta que muchas veces, buscamos la definición de nosotras mismas por lo que nos dicen los demás, en lugar de buscar dentro de nosotras y hacer el esfuerzo de conocernos. Y eso hace que nos perdamos una parte muy importante de lo que somos y de lo que podemos ser.

¿“Blue Monday” o Burnout?

Te levantas cansad@, agotad@, sin ganas de empezar el día o de ir a trabajar. Cualquier tarea, por simple que parezca, es un mundo. Sientes que estás dejando de lado tu vida personal para atender tus tareas laborales y lo que inicialmente te proporcionaba desafíos y gratificaciones ahora te resulta indiferente. Tu estado de ánimo ha cambiado, ahora estas más irritad@ y de mal humor. Sientes indiferencia hacia tus compañeros y no tienes ganas de hablar con nadie. Si a esto le sumas; insomnio, dolores de cabeza, dolores musculares, picores, alteraciones en la piel… es posible que estés sufriendo un síndrome denóminado “trabajador quemado” o “desgaste profesional”, coloquialmente llamado burnout. Fue el psiquiatra estadounidense Freudenberger quien en 1974 lo definía como “falta de motivación o incentivos cuando no se alcanzan los resultados esperados”.

Sin conciliación no hay jubilación

La hucha de las pensiones se vacía. De eso se está hablando en las últimas semanas con bastante preocupación. Nos llevamos las manos a la cabeza porque no hay quién pague nuestras jubilaciones. Simplemente, hay más viejos que niños. Las parejas no tienen hijos. Qué egoístas, ¿verdad?

La hucha de las pensiones se vacía. Y mientras tanto yo tengo que romper la mía y rebuscar toda la calderilla para poder sacar adelante a mis hijas mientras “disfruto” de una excedencia por cuidado de hijo menor que, en teoría, me garantiza volver a mi puesto una vez expire el plazo firmado.

Pongo en paréntesis mi vida laboral, y lo hago gustosamente y voluntariamente, pero me encuentro con que no solo dejaré de cobrar (algo que tenía más que asumido) si no que además pierdo cualquier tipo de ayuda.

Y tú… ¿eres VICTIMA DE INVICTUS?

¿Os habéis preguntado qué es ese olor que lo impregna todo? Si, ese olor familiar que cada 300 metros invade vuestra pituitaria, ¿sabéis a cuál me refiero?.

Ese olor que al cruzar una calle está entrando al metro, el olor paseando por la playa, el olor en el aeropuerto buscando la puerta del embarque, olor-olor en el supermercado buscando leche sin lactosa, por la espalda me viene el olor cruzando un bar para ir al baño, ahí está el olor, el olor de nuevo, más de lo mismo, sí, el olor una y otra vez.
Pues ya podéis ponerle nombre. Ese olor es INVICTUS.

¿Qué quieres añadir a tu vida?

Hoy es el último día del 2017 y mañana será el primero del 2018.

Hoy es una noche especial que disfrutaremos entre amigos, con familia o en pareja.
Una noche para el taconazo, para el jersey de cuello vuelto, para el brilli brilli, la falda midi o para vaqueros. Una noche para pintar el ojo, para disfrazarnos o para ser naturales.

Lo que está claro es que es el último día del año 2017 y tengo una propuesta para tí …

Frases Navideñas

En esta ocasión voy a analizar los tópicos navideños, esas situaciones y frases que se repiten todos los años y sin las que la Navidad no sería Navidad. Por ejemplo, todo empieza con la decoración de la casa. Mientras que las madres intentan montar un árbol elegante y minimalista, los padres se empeñan en comprar un pino lo más grande posible para atiborrarlo con espumillón de todos los colores y millones de lucecitas intermitentes, a ser posible con música. Es en este momento de convivencia familiar cuando se pueden oír frases como “cuidado con las bombillas que como se rompa una ya no funciona el resto”. ¡¡¡¡¡¡Mentira!!!!! Esto es una leyenda urbana navideña. Incluso las luces del chino sobreviven aunque se fundan un par de ellas.

Lo que toca en Navidad

Huérfanos del calvo de la ONCE, todos nos enfrentamos a una Navidad en la que, salvo innovaciones publicitarias, casi todo lo demás se mantiene. Haciendo uso del eslógan, lo que toca es acumular décimos de lotería con la esperanza de hacernos millonarios, hacer acopio de polvorones en cantidades suficientes como para sobrevivir en caso de catástrofe nuclear, escribir crismas, christmasts, christmasssss….. vamos, felicitaciones de las de toda la vida con mensajes en serie en plan “que se cumplan todos tus deseos, que seas feliz… bla,bla,bla” y por último, lo que toca es montar el belén (literalmente) y plantar un árbol artificial en el salón.

A lo largo de estos días prenavideños, he observado varias conversaciones en torno a Nacimientos de todas clases que me han llevado a plantearme varias preguntas …

Redibujar el equilibrio

” Mi hija dependiendo del día quiere ser arquitecta, astronauta, ingeniera en Google, creadora de vacunas o cocinera.”

A veces cuando vamos a la biblioteca me encuentro leyéndole libros de otras mujeres que han hecho cosas importantes.

Los libros pretenden mostrar a las niñas que pueden triunfar en lo que les guste, aunque esas profesiones hayan estado mayoritariamente realizadas por hombres.

En el momento en el que leemos alguno de estos libros, mi hijo mayor suele acercarse y escuchar … y me he dado cuenta de algo: creo que hasta que no hemos leído esos libros, a ninguno de los dos peques se les había ocurrido pensar que había cosas que no podían hacer las mujeres, que les era más difícil hacerlas o que ser realizadas por una mujer era un logro que debía plasmarse en un libro.

Y poco a poco, me voy dando cuenta que fomentar que somos iguales es algo anterior a las profesiones, a las carreras o que dependa del colegio. Es una forma de educación. 

Información gratuita

Detesto la información gratuita. Hay muchas personas, que cuando entablan una conversación, como si de una obra de teatro se tratase, encauzan la cosa de tal manera que “dan el pie” a su interlocutor para arrancar un monólogo egocentrista.

El biombo blanco

El biombo blanco se despliega solo en momentos puntuales. Mientras tanto permanece imperturbable al fondo del pasillo. Impoluto. Metálico. Esperando.

La primera vez que lo vi abierto pensé que su función era dar intimidad. Yo misma me había cambiado decenas de veces detrás de uno igual. Aséptico. Hipócritamente pudoroso.

Pero el biombo blanco no entra en acción por algo tan banal como un desnudo de cintura para abajo. El biombo blanco entra en acción para convertir dos metros cuadrados en la superficie más triste …

Las grupis cuarent… digo de los nuevos treinta

20 años después he vuelto a ver a Sergio Dalma en concierto. La última vez que lo vi en directo fue en Madrid, con 15 años, después de cuatro horas haciendo cola junto al palacio de los Deportes para estar en primera fila, achuchada contra la valla, desgañitándome como si me fuera la vida en cantar sus canciones que reconocía con escuchar solo el primer acorde.

Ahora, 20 años después, hemos llegado al concierto cinco minutos antes de que empezara, buscando nuestro asiento y compartiendo fila con señoras que gritaban “Estás como un queeeesoooo”, “tío buenooooo” mientras se reían con sus amigas como si hubieran dicho lo más picarón del mundo.

Si mamá, lo que tú digas mamá

Somos esa generación que se ha quedado entre medias de una educación autoritaria, tirando a dictatorial y basada en el respeto absoluto a los mayores, y esa otra generación absolutamente tecnológica, moderna, libre e independiente que sienten que pueden hacer lo que quieren, cuando quieren y sin pedir permiso a nadie.

¿Tec-no o Tec-si?

Cuando era pequeña veía una serie en Telemadrid que me encantaba. Era de ciencia ficción e iba sobre sucesos extraños y futuristas. Comenzaba con imágenes rarunas y decía: no intente ajustar la imagen de su televisión, lo que está viendo solo está en su cabeza… y salía como una especie de panteón donde las columnas tenían raíces de árbol y enlazaban con cosas misteriosas. El caso es que uno de los episodios iba sobre un escritor, no me acuerdo que le sucedía, pero el caso es que tenía una máquina que transcribía todo lo que pensaba cuando él quería, por lo que había noches que se iba a la cama, estaba inspirado, se ponía a pensar y al despertar tenía su libro escrito e imprimiendo. Me he acordado mucho de ese episodio a lo largo de mi vida, cuando quería contar o escribir algo, estaba en mitad de la nada, y por supuesto luego se me olvidaba…

Contrato matrimonial

El matrimonio no es más que un contrato entre dos partes revestido de una parafernalia que lo hace más vistoso, complicado y caro. ¿Os imagináis firmando en la oficina con un traje de fiesta mientras tu madre se emociona detrás tuya y un fotógrafo te deslumbra con el flash? Desde luego, no creo que causara muy buena impresión a tu futuro jefe, ¿no?