mamás

Gracias Nestlé

Gracias Nestlé. Y cuando digo Nestlé me refiero a Nestlé, la marca de leche infantil que todos tenemos en mente. Vaya por delante que no nos patrocinan y que este agradecimiento es sincero porque en los tres años que dura ya esta aventura de la trimaternidad han sido los únicos junto a otra persona que me han dicho aquello de “Lo vas a hacer bien”.

¿Tan difícil es caer en decir eso a alguien que está iniciando el proyecto más importante de su vida? Pues parece ser que sí.

En este tiempo he oído muchos “es que no te organizas” pero pocos “no sé como lo haces”. También ha habido algún que otro “dale el biberón que la niña se queda con hambre” pero ningún “que linda y que sana está solo con tu pecho”. También han abundado los “La estás mal acostumbrando a los brazos” pero pocos “qué mérito tiene despertarte cada dos horas”.

La teoría del escalón

Yo tengo la teoría de que la amistad es una escalera, en la cual tus amigos se encuentran en el mismo escalón que tú, y cuando uno sube un escalón y el otro se queda se corre el serio peligro de ir perdiendo amigos por el camino. No es que se haga a posta, simplemente las circunstancias y los intereses cambian y evolucionan, y al final te rodeas de aquellas personas con las que puedes compartir más cosas.

Por ejemplo, ese momento adolescente en el que empiezas a salir, tus amigas y tú sois una piña, un bloque infranqueable, Friends for ever, ¡nada nos separará nunca!, hasta qué una se echa novio. Subir el escalón del novio es tan duro para la que se lo echa como para las que pierden una componente. Ahora hay que repartir el tiempo, y eso no mola. Ya no está en la misma onda, ya no compartimos las mismas cosas, el escalón novio nos ha separado.

No pasa nada, porque poco a poco todas vamos subiendo los escalones y de pronto todas tenemos novio …

Funciones ejecutivas en los niños (2): aprender a planificar

Después del interés que despertó la primera parte de este post, hoy os hablo del poder de las palabras. 

Además de los mediadores visuales, están los mediadores verbales, osea resumiéndolo mucho cómo pedimos las cosas.

Mis hijos cada semana cuando vienen del colegio me cuentan el trabajo que les ha tocado esa semana. A veces son sujetadores de puertas, otras ayudantes de limpieza, reporteros del tiempo… y cada semana van cambiando…

Funciones ejecutivas en los niños (1): aprender a planificar

La semana pasada, la directora del colegio de mi hijo envió una nota diciendo que Sarah Ward iba a dar una charla sobre las habilidades de las funciones ejecutivas y debo reconocer que la forma de presentar la charla, llamó mi atención y decidí pasarme por allí.

¨Las habilidades de las funciones ejecutivas se refieren a las funciones cerebrales que utilizamos para administrar nuestra atención, nuestras emociones y nuestro comportamiento en la búsqueda de nuestros objetivos. Los niños pequeños dependen de estas habilidades para seguir una secuencia de instrucciones para las tareas diarias, mientras que los niños mayores necesitan estas habilidades para “dividir una tarea” en una secuencia de pasos y organizar una línea de tiempo a medida que aumentan las demandas de aprendizaje independiente.
Estas habilidades se pueden mejorar incorporandolas de forma natural en las actividades cotidianas. Las estrategias prácticas pueden enseñar a los jóvenes a pensar de manera organizada, a controlar sus impulsos / administrar sus emociones e iniciar fácilmente tareas, a administrar sus pertenencias y espacio, y a comenzar a sentir e interiorizar el sentido del paso del tiempo.¨

A dormir con papá

Llegó el día. Mi hija de dos años y medio ha pedido irse a dormir con papá. Los dos nos hemos mirado incrédulos, la hemos vuelto a mirar a ella y le hemos preguntado “¿Con papá pero sin mamá?” A lo que ella ha insistido: “A dormir con papá”.

Hasta antes de ayer la hora del sueño con mamá era sagrada. El ritual del doble pijama, los calcetines hasta las rodillas, el cuento, el agua y el último besito húmedo del día eran para mí y solo para mí. Ahora los miro por la cámara, abrazados, dormidos y me invaden dos sentimientos…

No puedes tenerlo todo

Michelle Obama me parece una mujer fascinante.
En esta entrevista con Oprah Winfrey, ambas comentan que hay muchos problemas que vienen causados por la falta de autoestima, por la falta de conocimiento sobre nosotras mismas. Michelle dice que nuestro primer trabajo debería ser conocernos. Comenta que muchas veces, buscamos la definición de nosotras mismas por lo que nos dicen los demás, en lugar de buscar dentro de nosotras y hacer el esfuerzo de conocernos. Y eso hace que nos perdamos una parte muy importante de lo que somos y de lo que podemos ser.

Sin conciliación no hay jubilación

La hucha de las pensiones se vacía. De eso se está hablando en las últimas semanas con bastante preocupación. Nos llevamos las manos a la cabeza porque no hay quién pague nuestras jubilaciones. Simplemente, hay más viejos que niños. Las parejas no tienen hijos. Qué egoístas, ¿verdad?

La hucha de las pensiones se vacía. Y mientras tanto yo tengo que romper la mía y rebuscar toda la calderilla para poder sacar adelante a mis hijas mientras “disfruto” de una excedencia por cuidado de hijo menor que, en teoría, me garantiza volver a mi puesto una vez expire el plazo firmado.

Pongo en paréntesis mi vida laboral, y lo hago gustosamente y voluntariamente, pero me encuentro con que no solo dejaré de cobrar (algo que tenía más que asumido) si no que además pierdo cualquier tipo de ayuda.

Cómo me organizo para conseguir lo que quiero

Esta mañana despedía a mi marido en el aeropuerto, después de las fiestas de Navidad, toca volver a la rutina. Aunque él adelantaba su regreso 4 días antes que el resto de la familia, los dos sabíamos que las vacaciones ya se habían terminado. Cuando estábamos de camino al aeropuerto, mi marido me dijo –“No sé que me pasa, pero he empezado el año con una sensación nueva, un sentimiento de desmotivación, tristeza, cansancio y poca fuerza física y mental…”

Inmediatamente le he preguntado: -“¿Has formulado tus objetivos para este nuevo año? ¿Has hecho análisis del año? ¿Has identificado lo que no ha ido bien para que no se vuelva a repetir?…”

Estos sentimientos y estado anímico es frecuente cuando comenzamos un nuevo año. Volver a la rutina para mucha gente puede ser un auténtico infierno. Por eso es importante tener claro qué objetivos personales o profesionales queremos alcanzar en ese año. No es necesario cargarnos de nuevos retos, pero sí, identificar al menos uno que nos mantenga lo suficientemente motivados.

Esa es exactamente la mujer que me gustaría ser

El miércoles pasado, estaba tomando un café con una amiga en una tranquila cafetería de Birmingham y entró una mujer con un niño pequeños, de unos tres años de edad. La mujer buscó una mesa, pidió un café y sentó al niño junto a ella. Sacó de su mochila unas pinturas y un cuento para intentar que el pequeño se entretuviera. Pocos minutos después sacó un ordenador y se puso a escribir. El pequeño no paraba de interrumpir a su madre que con desesperación intentaba terminar lo que estaba escribiendo. La madre, con paciencia convencía a su hijo para que continuará pintando el cuento. Sin mucho éxito, sacó otro juguete de la mochila y finalmente terminó poniendo dibujos en su móvil. En el rostro de la madre se podía leer su angustia por llegar a todo y no llegar a nada.

– ¡Madre mía!, cuantas veces he vivido esa misma escena. Le dije a mi amiga.

Pocos días después en una conversación informal tras una sesión de coaching, una clienta me preguntó: Si tuvieras que describirte ¿cómo lo harías, qué dirías de ti misma?

Redibujar el equilibrio

” Mi hija dependiendo del día quiere ser arquitecta, astronauta, ingeniera en Google, creadora de vacunas o cocinera.”

A veces cuando vamos a la biblioteca me encuentro leyéndole libros de otras mujeres que han hecho cosas importantes.

Los libros pretenden mostrar a las niñas que pueden triunfar en lo que les guste, aunque esas profesiones hayan estado mayoritariamente realizadas por hombres.

En el momento en el que leemos alguno de estos libros, mi hijo mayor suele acercarse y escuchar … y me he dado cuenta de algo: creo que hasta que no hemos leído esos libros, a ninguno de los dos peques se les había ocurrido pensar que había cosas que no podían hacer las mujeres, que les era más difícil hacerlas o que ser realizadas por una mujer era un logro que debía plasmarse en un libro.

Y poco a poco, me voy dando cuenta que fomentar que somos iguales es algo anterior a las profesiones, a las carreras o que dependa del colegio. Es una forma de educación. 

El biombo blanco

El biombo blanco se despliega solo en momentos puntuales. Mientras tanto permanece imperturbable al fondo del pasillo. Impoluto. Metálico. Esperando.

La primera vez que lo vi abierto pensé que su función era dar intimidad. Yo misma me había cambiado decenas de veces detrás de uno igual. Aséptico. Hipócritamente pudoroso.

Pero el biombo blanco no entra en acción por algo tan banal como un desnudo de cintura para abajo. El biombo blanco entra en acción para convertir dos metros cuadrados en la superficie más triste …

¡Preparándonos para Halloween!

En las tiendas ya no hay casi adornos para la decoración de Halloween. Y es que desde Agosto, ya ha habido tiempo de comprarlos. Ahora ya se puede empezar a pensar en las Navidades. Os prometo que no estoy exagerando. Algunas tiendas en USA ya han liquidado los productos para los Santos y han sacado los adornos para Navidad.

Pero bueno, ¿cómo se vive esta fiesta desde aquí?. La gente adorna sus casas mucho por fuera, con esqueletos, brujas, tumbas, telarañas y también con calabazas y tiestos con crisantemos.  Es la decoración del otoño, casi en la misma medida que la Navidad en invierno.

Yo fui a Puebla

Hoy he recibido una invitación por facebook de mi colegio. Me la ha enviado mi antigua profesora. Y por supuesto, nada más aceptar he entrado en la página para ver como siguen.

Recuerdo mi colegio. El olor a plastidecor de la clase de preescolar. La zona donde dejábamos el almuerzo para el recreo. El mural de los dibujos bonitos. Recuerdo que ya entonces había grupos de niñas más o menos populares. ¡Madre mía, si solo teníamos 4 o 5 años!

Parricidas con chupete

El parricidio se define como “el delito que se produce al matar a un familiar, ascendiente o descendiente, especialmente al padre o a la madre”. Atendiendo a esta definición, es lógico entender que aquel que comete un parricidio sería un parricida. Lo que no sé es si provocar la “muerte cerebral del ascendiente o descendiente” también te hace merecedor de este calificativo. En cualquier caso, yo voy a partir de esta premisa y voy a analizar a unos temibles asesinos de mentes: Los parricidas con chupete, también conocidos como bebés.

Y tú, ¿cómo lo recuerdas?

Es verano en Boston. Nos hemos mudado a una zona nueva y todavía no conocemos a mucha gente. Estoy sola con los niños ellos en el parque, sentada mientras ellos juegan, esperando a que me llamen cuando tienen algún nuevo logro,  alguna dificultad, o se hacen algún arañazo. Los veo felices. Corren, se acercan a otros niños, suben y bajan de los columpios. Y lo hacen de forma ajetreada, como si no tuviesen tiempo para jugar todo lo que les gustaría