trabajo

¿Tenemos que informar de nuestra vida personal en el trabajo?

¿Te has encontrado alguna vez con la decisión de contar o no contar a tu jefe lo que está pasando en tu vida personal?

Durante un vuelo de camino a Madrid iba leyendo el bestseller internacional Lean in de la brillante Sheryl Sandberg (actual Directora Operativa de Facebook, nombrada por la revista Fortune como una de las 50 mujeres más poderosas de los negocios y por la revista Bloomberg BusinessWeek como una de las 25 personas más influyentes en la Web) que apuntaba lo importante que puede llegar a ser sincero en el trabajo con la situación personal por la que se está pasando. Para explicar esto, expone una vivencia personal sobre la importancia de decidir si debía aceptar o no una oferta de empleo que puede ser clave para su progreso profesional. Sheryl no está pasando por un buen momento personal, se acaba de divorciar y aceptar la oferta implicaría trasladarse a otra ciudad llena de recuerdos para la que ese momento no esta preparada. Sheryl no duda en declinar la oferta y explicar que gracias a la sinceridad con la que expuso los motivos por los que rechazaba la oferta y lo que estaba sucediendo en su vida en ese momento, pudo dejar una puerta abierta a aceptar la oferta más adelante. Y así lo hizo, meses después contacto con la persona que le ofrecio el puesto y sin ningún titubeo le informó que ya estaba lista para afrontar el nuevo reto…

¿“Blue Monday” o Burnout?

Te levantas cansad@, agotad@, sin ganas de empezar el día o de ir a trabajar. Cualquier tarea, por simple que parezca, es un mundo. Sientes que estás dejando de lado tu vida personal para atender tus tareas laborales y lo que inicialmente te proporcionaba desafíos y gratificaciones ahora te resulta indiferente. Tu estado de ánimo ha cambiado, ahora estas más irritad@ y de mal humor. Sientes indiferencia hacia tus compañeros y no tienes ganas de hablar con nadie. Si a esto le sumas; insomnio, dolores de cabeza, dolores musculares, picores, alteraciones en la piel… es posible que estés sufriendo un síndrome denóminado “trabajador quemado” o “desgaste profesional”, coloquialmente llamado burnout. Fue el psiquiatra estadounidense Freudenberger quien en 1974 lo definía como “falta de motivación o incentivos cuando no se alcanzan los resultados esperados”.

¿Vivimos mejor?

Vaya por delante que soy una persona optimista y que en estas líneas no quiero que se vean intenciones machistas, progresistas, ecologistas, sofistas o de cualquier otro carácter acabado en istas. Este post surge mientras lío en una manta a… Leer más ›